sábado, 30 de mayo de 2020

Irse a vivir a un pueblo en tiempos del coronavirus

A la sombra de la actual crisis sanitaria, se ha puesto de moda hablar del “éxodo a los pueblos”. No hay televisión ni periódico que no le haya dedicado algún espacio a este tema, tratándolo con mayor o menor acierto.

Esta semana, La Sexta emitía el programa “El virus y la España vaciada: ponerle mascarillas al campo”, cuya gran parte estaba dedicada a proclamar las bondades de vivir en un pueblo. Mientras tanto, en la prensa escrita podemos leer artículos como “El éxodo inmobiliario que viene tras el virus: de la ciudad al campo” (El País, 3 de mayo de 2020) o “Éxodo de las ciudades” (La Razón, 8 de mayo 2020).


Dejando de lado el tono sensacionalista de algunos titulares, algo de cierto hay en que la percepción hacia vivir fuera de las grandes ciudades está cambiando a raíz de los últimos acontecimientos.

No se trata de un fenómeno único de España. La prensa internacional trata esta tendencia de forma similar: “El coronavirus reconfigurará nuestras ciudades, simplemente aún no sabemos cómo” (The Guardian, 22 de mayo 2020. Traducción aquí).

España y su peculiar distribución territorial

A pesar de que España es el segundo país con mayor extensión de la Unión Europea y uno de los de menor densidad de población, nuestras ciudades son de las más grandes y concentradas de Europa. “En Europa hay 33 áreas de un kilómetro cuadrado con más de 40.000 habitantes... y 20 de ellas se sitúan en el estado español” (La Vanguardia, 26 de enero de 2018). Por tanto, España podría ser uno de los países con mayor potencial para un reequilibrio en la distribución de la población.


¿Supondrá esta crisis un movimiento de población hacia los pueblos?

La popularización del teletrabajo se presenta como uno de los posibles detonadores de este “éxodo”. Sin duda, tras las experiencias de teletrabajo durante el confinamiento, sería impensable imaginar que se volviera a la situación anterior. Especialmente si a partir de ahora hubiera una obligación de distanciar físicamente a los trabajadores, que requeriría más espacio y podría incrementar el coste por empleado del espacio en los centros de trabajo.

Lo esperable es un aumento del teletrabajo. Pero de ahí a que una parte considerable de la población pueda teletrabajar el 100% del tiempo hay un trecho. Aun así, opciones como teletrabajar el 50%, acudiendo al centro de trabajo solo algún día a la semana y con cierta flexibilidad, también podrían facilitar el poder vivir en un pueblo.

Atendiendo a la prensa, este “éxodo” no se produciría en todas las zonas por igual. Se habla de un aumento sustancial de la demanda inmobiliaria fuera de las ciudades, pero principalmente en las zonas más cercanas que permitieran acudir al centro de trabajo esporádicamente con facilidad. En particular en la sierra de Madrid, aunque el artículo de La Razón menciona también Soria.

En el caso de la zona de Barahona, la distancia siempre ha hecho imposible vivir en el pueblo y desplazarse cada día a trabajar a ciudades como Madrid o Zaragoza. Ahora, con la perspectiva de poder hacer un porcentaje significativo de teletrabajo, la ecuación podría ser distinta.

Aun así, confiar el futuro de los pueblos a “teletrabajar para las ciudades” tampoco parece lo ideal. En todo caso, el trabajo no es la única barrera que puede impedir mudarse a un pueblo.

Más allá del teletrabajo, hay otros factores que, quizá potenciados por la crisis actual, podrían dar un impulso al entorno rural. No hay que olvidar que antes de la pandemia actual, cuando la prensa también hablaba de otras cosas, ya se apreciaba un cambio de paradigma hacia una mayor sostenibilidad, en relación con el cambio climático. Algunas voces apuntan a que la crisis sanitaria podría darle todavía más fuerza a una “reconstrucción” sostenible: “La Comisión Europea, entre otros, sostiene que el Pacto Verde Europeo es la estrategia de crecimiento que puede ayudar a la recuperación económica de Europa [tras la pandemia] y al mismo tiempo abordar la emergencia climática global” (Traducción aquí).

El Pacto Verde Europeo “European Green Deal” es uno de los principales proyectos a futuro de la Unión Europea, y contempla este impacto positivo para las zonas rurales entre sus objetivos: “Los fondos europeos, incluidos los de desarrollo rural, ayudarán a las zonas rurales a sacar partido de las oportunidades de la economía circular y de la bioeconomía. La Comisión reflejará esta necesidad en su visión a largo plazo para las zonas rurales”.

La creciente tendencia al consumo de alimentos saludables, de proximidad y calidad, podría potenciar un sector primario de producción local, menos intensiva y que podría generar más empleo: “Tendencias de consumo pos-COVID-19: alimentación saludable y producto local, a buen precio” (20 Minutos, 27 de mayo de 2020).

La falta de acceso a Internet sigue siendo una barrera

Con todo, las infraestructuras siguen siendo una piedra angular en del desarrollo rural, empezando por el acceso a Internet, requisito indispensable a día de hoy para que casi cualquier empresa o profesional se pueda plantear establecerse en un pueblo: “Hoy en día sin acceso a Internet no puedes ni cuidar de tus vacas” (La Vanguardia, 2 febrero 2020).

Se trata de una necesidad, ya no solo para las empresas. Cada vez más, Internet es requisito indispensable para acceder a servicios ciudadanos básicos y de ocio. Es un tema ampliamente tratado en esta web.

Viendo el caso de muchos otros pueblos que casi no tienen ni teléfono, Barahona no está tan mal en cuanto a telecomunicaciones (ver “Tres tecnologías para conectarse a Internet en Baraona”, 2017). En su día se recibió muy positivamente la disponibilidad del ADSL, pero nos estamos quedando atrás y una conexión de fibra óptica es indispensable a día de hoy (ver “Baraona también necesita la fibra óptica”, 2019).

A esto hay que añadir que, si bien la velocidad es un requisito, también lo es la fiabilidad. Noticias como el corte del servicio de teléfono e Internet durante una semana en agosto de 2019 no inspiran confianza.

Y lo que no es Internet

Pero no solo de infraestructura vive el hombre. En el pasado, grandes inversiones en transporte, carreteras, y otras infraestructuras no parecen haber sido la solución mágica a la despoblación. Son herramientas, pero no la solución en sí misma.

Elena Cebrián, secretaria general para el Reto Demográfico decía en “Teletrabajar desde la España vacía, una opción inasumible” (El Economista, 11 de mayo de 2020) “A la conectividad debemos añadir la garantía de acceso a los servicios básicos de salud, educación y atención social para todos los habitantes en áreas rurales. Sólo así, contando con estos tres pilares, podremos afirmar que se dan las condiciones adecuadas para mantener la población y, también, fomentar la vuelta al mundo rural”.

Y a pesar de todo, esa lista se queda corta. Habrá que ver si esos servicios básicos se garantizan de verdad, porque son asuntos que diferentes gobiernos han ido olvidando. Estos factores, junto a la climatología invernal de Soria, probablemente contribuyen a que una parte importante de la población sea estacional. De seguir así, podría ser que el potencial boom del teletrabajo quedara simplemente en estancias más largas durante los periodos típicos de vacaciones.

Tratando la información con cautela

Añadía Elena Cebrián que “en esta situación de dificultad generalizada es fácil caer en la tentación de idealizar otras formas de vida, como la que imaginamos en pequeños núcleos de población”, lo que recuerda que los medios de comunicación tienden a mostrar los extremos, y que hay que coger la información con cuidado.

Probablemente el efecto de ese “éxodo a los pueblos” sea menor de lo que se anuncia. No sería la primera vez que se crean expectativas que no se acaban materializando. En todo caso, una cierta recuperación de población, aunque fuera pequeña, podría suponer la reactivación de servicios que han desaparecido de los pueblos.


lunes, 13 de abril de 2020

Luces y sombras en la vida de aislamiento.

(Visión particular de la situación. Abrí este tema el día 6 de abril y es actualizado en días siguientes añadiendo o retirando contenido, según llegan informaciones complementarias o para aclarar algo que lo necesite. Los temas y comentarios que no tienen referencia directa con Barahona y su ambiene los tengo en mi blog personal )

          Explicación de "SoriaYa"

Reconforta un poco leer hoy, 22 de abril esta noticia del Heraldo:

El portavoz de Teruel Existe pidió durante el pleno del Congreso en el que se debatía una nueva prórroga del confinamiento que tenga en cuenta a los pueblos que "ya están bastante aislados".  


Pero, si seguimos leyendo el mismo periódico, lo condiciona a que las comunidades autónomas hagan esa petición al gobierno. Añade esta nota de La Delegación del Gobierno en Aragón informa que, el desplazamiento para el cuidado o la recolección de huertos particulares o de autoconsumo no tiene la consideración de actividad permitida en ninguno de los casos contemplados en el Real Decreto de estado de alarma, por lo que con carácter general no se encuentran autorizados.

Desde los gobernantes de la autonomía que nos toca no tengo noticia alguna. 
_____________________________________________________________

En Barahona estamos servidos en las necesidades diarias con:

Farmacia, que también puede servir a distancia los productos de parafarmacia por su página web: farmaciabarahona.es,

Pan,  llega tres días semanales desde Medinaceli. Fruta: un frutero llega los lunes desde Ciudad Real pasando por Jadraque y Cogolludo; otro los viernes desde La Rioja. Congelados: pasan dos furgonetas diferentes, también los lunes, una de ellas desde Campo Real (Madrid) según indica el rótulo y el otro llega hasta aquí desde Burgos. Otro vendedor de Burgos ha venido de nuevas el sábado con productos de plantar en huertos y alimentación. Dos de los mencionados admiten tarjetas para no tener que andar manejando dinero.
.
Con coche propio, las carnicerías, tiendas y supermercados de alimentación de Almazán, lugar de alta incidencia del coronavirus en la provincia de Soria,  donde hay que juntarse con mucha clientela haciendo cola.
 
Al parecer tenemos prohibido acceder a los comercios de Soria (no comprobado). Lo mismo a Sigüenza.

En realidad podemos decir que no nos falta agua, ni tormentas, ni salud al menos por ahora. Nos informamos por youtube o redes sociales. Nos sobran las mentiras de los políticos en las televisiones y su afán por ocupar tiempo en pantalla sin decir nada útil. 


Camión del frutero en la plaza.

En Soria, además de tratar a los de los pueblos como burros, encima apaleados.

No hay ninguna venta ambulante que venga desde Almazán o Soria. Eroski es el supermercado más cercano, a 24 km de distancia y no tiene establecido siquiera un servicio de preparar una o varias compras y pasar a recogerlas allí con coche particular. Sería más rápido y sin necesidad de hacer colas y de dar vueltas por el supermercado hasta encontrar lo que se busca. Esta facilidad, que sería beneficiosa para el objetivo de evitar contagios del Covid-19, ni la tienen, ni tenemos a nadie que les pida que lo hagan.


El ayuntamiento, que funciona en estos días de manera totalmente virtual, ha ido haciendo públicos dos bandos informativos en  marzo y otros tres en abril. Uno de marzo lo  presento en este enlace  y el otro, sobre residuos aquí. Son escritos  copias de lo redactado a nivel nacional.


Antes del 22 de abril busqué en periódicos relatos sobre el perjuicio que sufrían localidades como la nuestra al no poder ir a cultivar los huertos en las condiciones habituales de soledad y falta de peligro de contagio que en este ambiente despoblado existe. Encontré, en salamanca24horas.com, el edicto de un pequeño ayuntamiento salmantino  donde refleja una realidad que aquí no se citaba. Pero en todo país democrático, los alcaldes deberían estar en contacto y responsabilizarse y asumir las necesidades de sus vecinos, en vez de ser transmisores obedientes de órdenes de los partidos que los ponen en las listas.

El gobierno parece preferir con sus "reales decretos" que nos contaminemos en Almazán al ir a comprar la lechuga, la zanahoria, la borraja, el ajo o la acelga que aquí tenemos desde siempre para poderlos consumir en los próximos meses, porque dicen que son  "actividad de ocio", no para producir los bienes que comerlos. O que tampoco recojamos caracoles, o diente de león o incluso ortigas. Salir solitario o con la familia a pasear por donde no hay nadie tampoco es entendido por los que ni conocen este ambiente desertizado en población, ni les importa.

  A medida que los productos del campo escasean y están encareciéndose, vemos los resultados de estas prohibiciones tan absurdas.

He aquí otra noticia de prensa que aclaraba la situación en pueblos pequeños. Se puede leer íntegra pulsando en el enlace (letras subrayadas o en color diferente). Corresponde al periódico Publico (de ideología afín a la extrema izquierda) , publicada el 4 de abril:

Al fin y al cabo, el estado de alarma se ha pensado desde y para la ciudad. Así, las restricciones a la movilidad de esos territorios rústicos y diversos han venido a dinamitar una forma de vida muy apegada a la tierra y a la soberanía alimentaria. Tanto es así, que en la mayor parte del Estado, los ciudadanos no pueden acudir a su huerta particular para trabajarla y llevarse sus productos de autoconsumo. "No tiene sentido", opina Alberto Alfonso, delegado de la Asociación Contra la Despoblación Rural (ACDR) de Teruel. "Si te paras a pensarlo, es absurdo porque tienes más riesgo de coger el virus yendo al supermercado a comprar que recogiendo la comida de tu huerto".



GOBIERNO DE URBANITAS CONTRA LA ESPAÑA VACIADA: Asalto a la autosuficiencia rural.

La España vacía, la España rural, está viviendo en estos días de confinamiento una situación de asalto a la autosuficiencia. Las medidas urbanocentristas del decreto ley están dejando un vacío interpretativo enorme sobre las necesidades del campo, y asistimos perplejos a imposiciones que rozan lo irracional. Somos muchos los que viviendo en el medio rural tenemos la gran fortuna de poder abastecernos en gran medida de la tierra, cubriendo muchas de nuestras necesidades básicas sin tener que asistir en masa a superficies de consumo, evitando de esta manera contactos innecesarios y aglomeraciones.

Esta es la primera parte del artículo más adelantado (publicado el 31 de marzo) que se puede leer entero haciendo clik aquí y que muestra el contrasentido que es no permitir la tarea de cultivar el pequeño huerto sin tener que cruzarse con nadie. Creo que coincidiremos todos en la mayor parte de lo que se dice.

No se pueden redactar tan mal las leyes, que provoquen interpretaciones de las mismas que consigan el fin contrario al que se pretende al legislar.


sábado, 14 de marzo de 2020

#QuedateEnCasa

#QuedateEnCasa o #YoMeQuedoEnCasa

Recomendaciones contra el coronavirus.

Desde Barahona-Noticias queremos hacernos eco de las iniciativas y recomendaciones del gobierno, a la vez que trasladar la situación de la provincia de Soria.

Si las grandes ciudades están saturadas y con escasos recursos por la crisis del coronavirus, imagínese como estamos en la zona cero de la despoblación.

(Twitter de la plataforma SORIA YA!)

Como bien dicen, el hospital de Soria, cuenta con solo 10 camas de UCI. Pero no son 10 camas para atender enfermos por el coronavirus, si no para todos los enfermos de la provincia de Soria, sea cuales sea su enfermedad y necesidades clínicas.




Al igual que hacían el llamamiento hace dos días desde la web de SoriaNoticias:

"Piensa en tu abuelo o abuela, no vengas a Soria."



La población de Soria cuenta con aproximadamente unas 28.200 personas mayores de 60 años un aproximado 32% de la población total de la provincia, casi una tercera parte.

Sabemos que os gusta la paz y la tranquilidad de vuestros pueblos, disfrutar y pasear por ellos. Pero el gobierno no ha establecido medidas para que puedas pasar 15 días en Barahona, si no para que puedas permanecer en aislamiento y/o cuarentena en tu domicilio habitual, en tu casa.







Todos y todas podemos frenar esta pandemia y los brujos y brujas, allí donde estáis, no iban a ser menos.

Hagamos caso a los organismos e instituciones oficiales y evitemos los bulos.

Ministerio de Sanidad del Gobierno de España: 

Organización Mundial de la Salud: 


MUCHAS GRACIAS.

viernes, 17 de enero de 2020

Vistas de Baraona estos días de enero.




Gatos callejeros desde que sus antiguos dueños pasaron a residencias, pero bien alimentados por la vecindad.

domingo, 5 de enero de 2020

Video como regalo de Reyes

Seguramente no lo encontraréis en las redes sociales, pero sí habla de cosas que entendemos aquellos que viajamos normalmente desde nuestras tierras a Madrid, pasando por el 103. (http://www.area103.es/)

Evaristo, el hombre tardío, tiene varios videos en los que expone con mucho humor asuntos de la provincia de Guadalajara, por eso nos toca de refilón.