lunes, 29 de marzo de 2021

El futuro de nuestras tierras ¿las placas solares?

 Cuando las barbas de tu vecino....

Entre los minutos 18 y 21 del informativo del lunes santo en "Gudalajara Media" nos sorprende el precio de alquiler que por hectárea se está ofreciendo a propietarios y/o ayuntamientos del suroeste de Guadalajara para la instalación de placas solares : ENTRE 1500 Y 2000 EUROS al año.

En estos tiempos de engaños, mucho cuidado habría que tener para que propietarios individuales, o ayuntamientos, no traten con  organizaciones que no sean claras y de comportamiento plenamente fiable.

Esto es lo que la UPA (Unión de pequeños agricultores) de la zona opina sobre esta acción. Desde luego aquí no tenemos cerca al consumidor de esa energía o al suministro de ellas, que están en las cercanías del Corredor del Henares y de Madrid. Solo las líneas de evacuación de la energía producida también están cerca, en los parques de aerogeneradores.

ESTOS SON  LOS MINUTOS 18 al  20 DEL VIDEO. Si no se vé en su dispositivo, búsquelo en Youtube: https://youtu.be/fwSewiPX5hs

Más sobre este tema en el periódico El País:  Los agricultores se frotan las manos "plantando" paneles solares.

En la prensa soriana del viernes santo:   El auge de la energía solar en Soria

 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

En Baraona ya nos excluyeron de la instalación de aerogeneradores en nuestro término, aunque el aire es el elemento que más nos sobra. Otros se han llevado los beneficios, nosotros hemos puesto todo el horizonte a su disposición para que cada noche sea contaminado con sus luces destelleantes.

angel dijo...

Los propietarios de tierras que ahora están inactivas o en bajo arrendamiento no veríamos con rechazo ese horizonte lejano. Quienes las compraron para cultivo con arado romano y yunta o simplemente para uso ganadero no imaginaban los vaivenes y trapicheos que iban a tener sus propiedades. Cuando han ido siendo heredadas han servido para alimentar las sanguijuelas de una Hacienda confiscadora, del registro de la propiedad además del IBI (que es la carga de menor cuantía).

Curiosamente en las escrituras de siglos pasados se solía mencionar inocentemente que las fincas se compraban para aprovechamiento del comprador y de sus descendientes. Poco rentable ha sido para ellos hasta ahora aquel desembolso de compra.

Quienes no las han vendido ya es hora de que obtengan algo, pero seguros hemos de estar de no sufrir engaños en estos tiempos en que las medias verdades proliferan (que son peor que las mentiras). Puede ocurrir que, a partir de estas fechas, poco a poco surjan más compradores o arrendadores que se muestren dispuestos a pagar por las grandes extensiones más de lo que imaginamos. (Por ahora solo hemos visto en estas tierras promesas en la cesión de tierras con la excusa de la alondra Ricotí.)

El periódico El País también se hizo eco de este asunto con el título: Los agricultores se frotan las manos "plantando" paneles solares.